miércoles, 31 de julio de 2013

COMUNICACIÓN

    Comunicar es un proceso mucho más hondo y profundo que el mero proceso de obtener información. Si Ustedes se dan cuenta y observan con una mayor atención, hay miles de Apoderados y Padres de Familia que creen comunicarse con sus hijos cuando, en verdad no están haciendo otra cosa que obtener información acerca de ellos. ¿Cómo estás en el colegio?, ¿Que nota sacaste?, ¿Cómo te portaste?, ¿Que dijo el profesor?. A ver ...muéstrame tu cuaderno ..., ¿Lo tienes al día?, ¿Cuánta materia te falta?. Todas las respuestas a estas preguntas, podrían fácilmente ser contestadas a través de una nota, un cuestionario escrito o grabado.

    Si bien es cierto que es bueno y conveniente recabar todo este tipo de información acerca de los hijos, no es menos cierto, que el proceso de comunicación no se puede agotar allí, en esta atapa preliminar.

  
  Comunicarse apunta a esferas más hondas de la naturaleza humana. El comunicarse y el amar, son dos circuntancias que van tomadas de la mano, porque comunicarse es "darse", "mostarse", abrir las puertas del corazón para que éste sea habitado por el otro. De ahí que en el acto de comunicarse entren en juego, no sólo factores intelectivos y cognitivos, sino que más bien, y por sobre todo, factores afectivos y emocionales.

   hay que aprender a "sentir" con el niño, conocer cuales son sus emociones más profundas, sus miedos, sus dudas, sus sueños. La clave en toda buena comunicación es el amor. Cuando existe el amor, incluso, hasta las palabras están demás. Fíjense bien en el lenguaje de los enamorados... a veces no hablan, basta el silencio o una mirada para comprenderse mutuamente.



  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario